Portada » Inicio » Provincia » Rutas » Todo Carretera » de los Valles y Lagunas
   

 

 

 

Envía tus sugerencias

.
Recomienda a un  amigo
.
Imprime esta página
.
Acerca de: Conocer Zamora

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     

   

 

 

 

 

           

            Como si de mar se tratara se extiende, sin límite aparente, la llanura castellana. Tierra de campos que sacia su sed con los leoneses Esla y Valderaduey hasta su encuentro con el padre Duero. 

 

            Cereales en Tierra de Campos.Ocres, verdes y amarillos se funden en el ciclo de la vida, germinando el fruto generoso que, tras cosecha, ofrece esta tierra vertebrada de norte a sur por la vía, otrora de conquista hoy de cultura, de la Plata. 

            A lo largo de nuestro camino recorreremos la Vía de la Plata en su tramo norte, conduciéndonos por la planicie castellana en busca de su historia, paisaje y pueblos. A nuestro retorno, la reserva de las lagunas de Villafáfila nos brindará un escenario singular como zona de invernación para numerosas aves.  

            En busca del río Esla, tomaremos la N-630 dirección León. Cereal y girasol cubren el campo matizando el horizonte en consonancia a la época del año. 

            A tan solo 18 km. Se encuentra Montamarta, ofreciéndonos una panorámica del Embalse del Esla junto con el risco sobre el que se alza la ermita Virgen del Castillo. 

            Ermita Virgen del Castillo -Montamarta-Una vez superado el desvío de la N-631, se yergue a nuestra izquierda los restos de lo que fuera el “Vicus Acuarius” de los romanos. Se trata de Castrotorafe, ciudad importante en época romana y levantada sobre un castro de la edad de hierro. Su decadencia comenzó en el S.VXIII lo que origina su estado actual. Durante muchos siglos se convirtió en plaza defensiva por su situación estratégica en el camino hacia Galicia a su paso por el Esla. Aún conserva parte de los muros y el castillo levantado en el S.XIV-XV. Su emplazamiento ofrece magníficas vistas del Esla así como de los restos del puente que lo salvaba. 

            Seguimos hacia Granja de Moreruela donde, antes de entrar en el municipio, tomamos una carretera perfectamente señalizada a la izquierda que, en escasos 3 km., nos adentra en el mundo de la Orden del Cister. 

            En un pequeño, pero fértil valle, se Monasterio de Santa María de Moreruela.levanta soberbio el Monasterio de Santa María de Moreruela – Monumento Nacional -. Comienza su construcción a finales del S.XII prolongándose hasta el primer tercio del S.XIII, a medio camino entre el románico y el gótico. Su influencia fue tal que llegó a tener posesiones hasta la actual zona de Tras-Os-Montes, en Portugal. La desamortización del S.XIX produjo su venta posterior utilizando su mampostería como cantera para las edificaciones del entorno, lo que ocasiona el estado ruinoso actual. Aún así, su pasado esplendoroso se dilucida en la magnífica cabecera, organizada en una bella superposición de niveles, y en las dependencias que han sobrevivido al expolio. En la actualidad,  la intervención de la Administración ha frenado su deterioro y ha propiciado la creación del Centro de Interpretación del Cister de Granja de Moreruela. 

            De obligado cumplimiento para los sentidos es el paraje que ofrece, sobre las aguas domadas del Esla, el puente Quintos. Para ello, tomamos de nuevo la N-630, a escasos Km. dirección Tábara, la silueta de nueve arcos nos hará reparar la mirada en este lugar tan atractivo como armónico. Puente Quintos.Con sus 100 metros de mampostería, el puente Quintos, construido en 1920, sirve de unión entre las comarcas de Tierra de Campos, de nuestro lado, y de Tábara, del otro. Aguas abajo, el cauce se estrecha entre laderas pizarrosas sorprendiendo en espectacularidad. La silueta expectante de los restos del antiguo puente y las aceñas de San Andrés dan una idea de la importancia que tuvo este paso desde mucho tiempo atrás. Contra corriente, el valle se abre en campos de cultivo aprovechando la riqueza de la vega del Esla.  

Numerosos pescadores y senderistas se acercan a este enclave para disfrutar de uno de los parajes más atractivos de la comarca. 

De vuelta a la Vía de la Plata cruzamos los pueblos: Santovenía del Esla, Villaveza del Agua y Barcial del Barco cuya tradición con el Esla queda patente en sus nombres. 

Entre los ríos Esla y Órbigo, sobre una loma, se levanta la ciudad de Benavente. Es la segunda población más importante de la provincia.

 Su situación estratégica atrajo a diferentes pueblos desde la antigüedad y así queda constancia en los ejemplos arquitectónicos que, aún hoy, resisten al paso del tiempo. 

A través del Paseo-Mirador de la Mota, en la parte más alta de la ciudad, dominando la fértil vega del Órbigo, accedemos a lo que fuera magnífico palacio-castillo de los Pimentel. Torre del Caracol -Benavente-Durante la Guerra de la Independencia fue incendiado por los ingleses y expoliado en numerosas ocasiones. Afortunadamente, ha sobrevivido a los avatares  de la historia su espléndida Torre del Caracol, hoy Parador Nacional, de principios del XVI, en la que se mezclan de manera magistral el gótico y el renacentista. 

En pleno centro de la ciudad se haya la iglesia de Santa María del Azogue, sin duda el monumento de mayor interés. Iniciada su construcción en el S. XII se prologará durante varios más, por lo que el gótico deja su influencia en alguno de sus elementos arquitectónicos. La planta de cruz latina concibe la cabecera con cinco ábsides decrecientes en tamaño, dando al conjunto originalidad y armonía. 

La iglesia de San Juan del Mercado comenzó a construirse en el año 1182 aunque, al igual que la de Santa María del Azogue, la obra no finalizó hasta muchos años más tarde, utilizando entonces el ladrillo como elemento constructivo. Cabe destacar la puerta meridional de San Juan por su profusa decoración en los capiteles y los tres ábsides curvos de los que arrancan sus respectivas naves. 

El Hospital de la Piedad, actual residencia de ancianos, cumplió su función como hospedería para peregrinos desde el S.XVI. Su estilo se sitúa entre el gótico final y el renacentista, destacando su portada decorada con un relieve de la Piedad y el patio interior de doble galería. Desde el patio se accede a la capilla cubierta con bóveda de crucería. 

Retornamos a la N-VI dirección Madrid. Por autovía y en apenas 30 Km. llegamos en plena Tierra de Campos, en la ribera del Valderaduey, a la noble villa de Villalpando. Paseando por sus calles encontramos numerosas huellas de su esplendoroso pasado, especialmente de la época medieval. Las construcciones, en toda Tierra de Campos, emplea el adobe y el tapial en primer orden, dejando el ladrillo para las iglesias y la piedra para las portadas y elementos importantes. Recinto amurallado -Villalpando-

De su recinto amurallado quedan dos puertas: la de Santiago y la de San Andrés, ambas de época de Fernando II, construidas en sillería con dos arcos apuntados que conforman bóveda de cañón. 

Ejemplos significativos del mudéjar son las iglesias de Santa María la Antigua, San Nicolás de Bari y San Pedro, que junto a su plaza mayor porticada, del más puro estilo castellano, hacen de Villalpando un conjunto monumental digno de ser saboreado con detenimiento. 

Continuamos nuestro camino por la ZA-P-2316 dirección Villafáfila, después de recorrer 12 Km. aproximadamente, llegamos a unos de los enclaves naturales más primordiales de la península ibérica.

 Las Salinas o Lagunas de Villafáfila, consideradas como Zona de Especial Protección para aves, sostienen un complejo lagunar de máxima importancia a nivel europeo. Sus 32.000 hectáreas, en plena estepa castellana, es un paraíso para las aves y constituye una importante reserva para varias especies. Se calcula que el 10% de la población mundial de avutardas se encuentran en este espacio  y hasta 110 especies más se pueden localizar, lo que da una idea de la importancia de este humedal. El Centro de Interpretación  “Las Lagunas de Villafáfila” ofrece la posibilidad de realizar diferentes itinerarios para descubrir el enclave, así como una retrospectiva para entenderlo.  

En el horizonte, las siluetas de unasPalomar típico. pequeñas construcciones rompen la armonía del paisaje. Los palomares son las construcciones más emblemáticas de la comarca, si bien, actualmente la mayoría están fuera de uso. Aún pueden observarse unos 118 en toda la reserva con sus múltiples formas y adornos. En la localidad de Villafáfila, a 100 metros dirección San Esteban del Molar, el Centro de Interpretación “Los Palomares” muestra la estructura, funcionamiento e importancia de un palomar típico. A 5 km., Otero de Sariegos nos ofrece la posibilidad de visitar uno rehabilitado como observatorio. 

Villarrín de Campos es el último municipio emplazado en este ecosistema lagunar. En los últimos años ha incrementado notablemente su desarrolla turístico gracias a sus instalaciones de golf y a su proximidad al humedal 

Atravesamos el Arroyo del Salado para dirigirnos a Castronuevo y continuar el curso del Valderaduey, el cual ya no abandonaremos hasta alcanzar Zamora 

A medida que avanzamos dirección sur hacia la capital, los campos de cereal y pastos van abriendo paso a los regadíos que aprovechan la riqueza de la vega del Valderaduey. Iglesia de San Martín -Molacillos-Resta poca distancia para retornar a Zamora. En el horizonte, guía a los caminantes la imponente torre de la iglesia parroquial de Molacillos. Declarado monumento nacional en 1983, el templo de San Martín es un extraño ejemplo de construcción barroco levantino en tierra de Campos. Su origen se debe al reconocimiento que Don Andrés Mayoral, hijo de la villa y Arzobispo de Valencia, quiso dar a su localidad natal. El proyecto fue dirigido, en 1748 y prolongado durante 10 años más, por un arquitecto valenciano quien dejó plasmada magistralmente su influencia mediterránea.  

Apenas 14 km. nos separan de la Muy Noble y Muy Leal ciudad de Zamora, así nombrada a perpetuidad por Enrique IV.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Provincia

 ::  Dossier   

 ::  Rutas   

 ::  Romerías

 ::  Folclore  

 ::  Gastronomía 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rincones

 con 

Encanto