Portada » Inicio » en Zamora » Personajes » Obispo Acuña
   
 
  :: Personajes

 

 

 

 


Arias Gonzalo


 Diego de Losada


Doña Urraca


Eduardo Barrón


Fray Toribio de Motolimía


Obispo Acuña


Viriato


 

 

 

Envía tus sugerencias

.
Recomienda a un  amigo
.
Imprime esta página
.
Acerca de: Conocer Zamora

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

 

     OBISPO ACUÑA

 

 

          Obispo zamorano nacido en Valladolid en 1459 y fallecido en 1526. Su padre pese a su condición sacerdotal, pues Detalle de cartel del siglo XIX con retrato de Antonio de Acuña. era obispo de Burgos, tuvo tres hijos supuestamente con doña Aldonza de Guzmán, hermana de la condesa de Trastámara.

          Ingresó de muy joven en la Orden de Calatrava. En 1482 obtiene las dispensas y se marcha a Roma donde tiene un familiar muy allegado, el zamorano Francisco de Valencia, que es consejero del Papa. Este lo dispensa como fraile de Calatrava y le permitió recibir las órdenes sagradas, lo que le confiere beneficios para obtener vacantes a su regreso a España.

          En 1492, estando en Roma, promueve numerosos pleitos y crea gran número de dificultades por lo que el cabildo lo excomulga. En España los reyes, a pesar de ser hijo de un opuesto a su causa, le nombran, debido ya a su poder, capellán real.

          En 1493 emprende su andadura por Castilla, en donde pronto vería incrementar su patrimonio con negocios de compraventa de bienes y títulos sabiéndose rodear de grandes mandatarios. Entre 1508 y 1520 agranda aún más su hacienda negociando con las rentas de la Mitra zamorana y los préstamos de Burgos.

          La muerte de Isabel la Católica provoca un conflicto entre sus sucesores. Acuña actúa como embajador en Roma del archiduque don Felipe, intermediando ante el Papa y en contra de los intereses de Fernando el Católico.

          En 1506, Acuña es nombrado obispo de Zamora por el Papa Julio II, tras la muerte de su antecesor Don Diego Meléndez. Inmediatamente hace consolidar su autoridad tomando la fortaleza de Fermoselle y las villas del obispado, infiltra gente de su confianza en el cabildo y recluta una tropa que para mantenerla exigía a las iglesias ornamentos y dinero. Ante las pretensiones de Acuña de poder, los componentes del Consejo envían a Zamora al juez Ronquillo para frenar las aspiraciones del Obispo que no solo no logra frenarlo sino que es secuestrado tras incendiar su casa por los trescientos hombres de Acuña y teniendo que ser liberado por las tropas de la corona.

         Ni la propia doña Juana puede cortar el poder del Obispo amparado por el Papa Julio II. En 1507 entra definitivamente en Zamora sin que ya nadie se oponga a sus designios, esquilmando el dinero de las iglesias y sembrando reyertas. En 1512 ayuda al rey don Fernando en la conquista de Navarra y en 1519 recibe el beneplácito de Carlos V.

          Es a partir de 1520 cuando comienzan los disturbios en contra del Rey Carlos V y de los flamencos, que esquilman todo el país. En Zamora la rebelión comienza con Pedro Laso en el convento de San Francisco y Acuña se expresa partidario declarándose también comunero. El 7 de diciembre entra en Valladolid con don Pedro Girón constituyéndose la Junta de Comuneros.

          Castillo de Simancas (Valladolid), escenario de la ejecución de Acuña.Nada más comenzar el año 1521, Acuña ataca distintas plazas, enfrentándose así al poder establecido por la corte del Rey Carlos V, de las que sale victorioso, dominando toda la Tierra de Campos. Será el 23 de abril cuando sus tropas son derrotadas en Villalar  y él hecho preso cuando intentaba huir a Francia.

         Acuña es conducido el 24 de mayo de 1521 a la prisión del castillo de Navarrete y en 1522 trasladado al de Simancas donde fue ejecutado el Viernes Santo de 1526 tras un intento de fuga.