Portada » Inicio » en Zamora » Personajes » Fray Toribio de Motolimía
   
 
  :: Personajes

 

 

 

 


Arias Gonzalo


 Diego de Losada


Doña Urraca


Eduardo Barrón


Fray Toribio de Motolimía


Obispo Acuña


Viriato


 

 

 

Envía tus sugerencias

.
Recomienda a un  amigo
.
Imprime esta página
.
Acerca de: Conocer Zamora

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

 

     FRAY TORIBIO DE MOTOLIMÍA

 

 

         Toribio Paredes, como realmente era su nombre, fue uno de los más grandes evangelizadores españoles en América, siendo probablemente la persona que más bautizos ha realizado en la historia.

          Relieve de Fray Toribio en BenaventeSu excepcional talento y conocimiento de más de 400 lenguas indígenas, unido a su gran espiritualidad y compromiso en la divulgación del cristianismo, le han colocado en la cumbre de las misiones españolas del S. SVI, así como en ser uno de los grandes cronistas de la conquista de Méjico a través de sus prolíferos escritos.

          Aunque no hay datos que certifiquen sus orígenes, todos los indicios apuntan a que nació en Benavente (Zamora) en las prostremidades del siglo XV. Ingresó de muy joven en el convento franciscano de esa misma localidad, donde cambió su apellido por el de Benavente y donde fue ordenado sacerdote sobre el año 1516.

          Bajo el reinado de Carlos V, en 1521, es testigo de las guerras de las Comunidades; hallándose en esos momentos en Extremadura, destacando ya entonces por su locuaz oratoria.

          En el año 1523 es elegido, junto con otros 12 franciscanos, para evangelizar las nuevas tierras que Hernán Cortés iba conquistando en México. Ese mismo año parten de Sanlúcar de Barrameda para, tras cuatro meses de dificultoso viaje por mar, llegar a San Juan de Ulúa, islote que está unido a Veracruz en el golfo de México.

          Los más de 300 km. que separan esta localidad de Tenochtitlán -capital de los Aztecas, en la actual ciudad de México- los deciden hacer andando y descalzos, en agradecimiento a las bondades divinas, pese a ser por rigurosa selva. Al llegar a la ciudad de Tlaxcala, son tal sus penurias que, los indios al verlos comienzan a exclamar “motolinía” que significa pobrecillos, vocablo que Fray Toribio acepta para sí en sustitución de su apellido, en memoria de ser ésta la primera palabra que oye en boca de los indígenas.

         El 17 de junio de 1523 llegan por fin a Tecnochtitlán donde, después de aprender la lengua y las costumbres de los indígenas, se dividen en grupos de cuatro, siendo Fray Toribio nombrado Guardián del convento de esta ciudad bajo la advocación de San Francisco. Cuatro años más tarde viaja a Guatemala y Nicaragua donde funda varios conventos más.

          En 1543 renuncia al cargo de Obispo de la ciudad de Guatemala y posteriormente al de la de Yucatán, convirtiéndose en el único misionero que sin consagración episcopal puede administrar el Sacramento de la Confirmación. Tres años más tarde regresa a Méjico siendo nombrado Vicario Provincial y posteriormente 6º Ministro Provincial.

          Su manifiesta defensa por los derechos de los indios, en contra de los saqueos y vejaciones producidas por los españoles, máxime cuando Cortés abandona México, le hizo impopular entre las milicias españolas por lo que fue víctima de todo tipo de calumnias.

          A los setenta años de edad se retira al convento de San Francisco, el que tiempo atrás había fundado en la ciudad de México, donde pasaría sus últimos años hasta ser inhumado el 9 de agosto de 1565 a la edad de setenta y cinco años. 

          Entre su legado destacamos varios tratados sobre temas espirituales y crónicas sobre las civilizaciones Indias, así como varias cartas  dirigidas al Emperador Carlos V y al Virrey de la Nueva España Don Luis de Velasco. Aunque su mayor obra no la dejó impresa en papel pues, la dejó grabada en las almas de aquellos que le conocieron.