IGLESIA DE SAN LEONARDO

                                       

          La declaración de Bien de Interés Cultural en 1998, no ha supuesto remedio para evitar el estado ruinoso en que ha estado sumergido este inmueble en los últimos tiempos. El hecho de que durante 50 años sirviera como almacén de carbón y el expolio sufrido a lo largo de los años, han contribuido inexorablemente a ello.

          En el año 2007 comienzan las obras de rehabilitación y adecuación, por parte de un conocido empresario de hostelería, para convertir el templo en un complejo hostelero. Aún hoy siguen los trabajos.

          La historia es oscura en cuanto a los orígenes de este templo, si bien, se sabe de su existencia desde los primeros años del siglo XIII. Su plano se caracteriza por una longitud excesiva en relación con su anchura, a pesar de que en el lado norte suma una estrechísima nave separada de la principal por medio de dos arcos de medio punto sobre pilares, posiblemente añadida ya bien entrado el siglo XIII. Cabe destacar la capilla de la nave central con cabecera semihexagonal y tramo recto con bóveda gótica de nervios cruceros, terceletes y ligaduras del siglo XVI. La torre, que ahora aparece desmochada, se cree que fue similar a la que luce en San Cirpriano.

          Parte de los relieves del hastial de poniente, las figuras de una leona, guardando su cría, y un león, teniendo enroscada una serpiente a sus patas, fueron elementos expoliados y en la actualidad se muestran en el Metropolitan Museum de Nueva York.