Mercado de abastos

MERCADO DE ABASTOS

                                       

          A finales del siglo XIX, la pujanza de la sociedad burguesa y el cambio en los hábitos higiénicos, impulsan la creación de un mercado de abastos donde se comercialicen productos frescos con garantías sanitarias.

          El proyecto fue encargado al arquitecto zamorano Segundo Viloria, quien en 1902 lo hizo realidad.

          La introducción de los nuevos materiales en la arquitectura, sobre todo el hierro, en la armadura interior, y el ladrillo, hizo de este edificio una construcción singular con tintes eclécticos. De sus dos plantas, la primera soterrada, destacan las grandes cristaleras de formas curvadas sobre sus dos entradas.