Portada » Inicio » en Zamora » Guía del románico: Pórtico
   
 
  :: Guía del Románico

 

 

 

 


Introducción


 Pórtico


Nave


Ábside


Términos


Vínculos


 

 

 

Envía tus sugerencias

.
Recomienda a un  amigo
.
Imprime esta página
.
Acerca de: Conocer Zamora

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     PÓRTICO

 

 

        Es donde el arquitecto muestra con más detalle la riqueza de este estilo, ya que concibe la puerta como una serie de arcos decrecientes y progresivamente hundidos. Debido a ello la puerta románica tiene una forma abocinada, que persistirá en el gótico.

        El arco de la puerta, como el frontón clásico, suele llevar tímpano y si la puerta es muy ancha se refuerza el dintel, sobre el que descansa el tímpano, con un soporte central o parteluz. 

        En las mejores catedrales e iglesias, las fachadas, tímpanos de las puertas y ventanas, reflejan todo un apasionante mundo teofánico donde se combinan detallados episodios del Antiguo y Nuevo Testamento con escenas pletóricas de misterio donde aparecen monstruos fabulosos de increíble imaginación que obsesivamente persuaden del peligro del pecado y sus consecuencias. Es frecuente encontrar en las puertas del templo figuras de leones u otros animales fantásticos en enjutas, tímpanos y capiteles que simboliza los guardianes del templo, el lugar sagrado.

 

 

 

 

 

 

        Un motivo recurrente en la mayoría de las grandes iglesias y catedrales de las rutas de peregrinación es el Juicio Final en que Cristo en Majestad, metido en la mandorla, aparece en los Cielos rodeado por el Tetramorfos -representación zoomórfica de los cuatro Evangelistas-, el león San Marcos, el águila Santiago, el toro San Lucas y el hombre San Mateo. En las arquivoltas en forma radial, se colocan los ancianos del Apocalipsis, ángeles músicos. En las jambas se colocan figuras de apóstoles que en un primer momento son aisladas y a finales parecen que entablan conversación (ya que se está pasando al gótico). En el parteluz se suele colocar el Santo peculiar a que está dedicada la iglesia.

        La “Ley del Marco” y la “Ley del Esquema Geométrico” enunciadas por Focillon para la escultura románica inciden que las figuras de personas, animales, etc. adoptan las formas y proporciones más adecuadas para ajustarse a un orden geométrico racional. Por ello, en la escultura románica de portadas, cabeceras y ventanas podemos encontrar personajes o animales achaparrados o de altura excesiva, a menudo realizando escorzos imposibles, y frecuentemente con perspectivas absurdas.